Archivo de la categoría: Teatro

El teatro Barroco

teatro barroco

El Teatro barroco es un término que describe el periodo comprendido entre los siglos diecisiete y dieciocho en Europa, cuando se transformó en un teatro peculiar. Esta forma de teatro carecía de los elementos y dirección típicamente asociados con el neoclasicismo y la era de la iluminación. El tema de las obras teatrales se concentró menos en la religión y se centró más en las interactuaciones o bien los descubrimientos de la humanidad. El estilo barroco del teatro era infrecuente para la temporada, frecuentemente era considerado vulgar debido a los diseños atractivos como disfraces, decorados elaborados, y efectos singulares. Además de esto, la era produjo los dramaturgos más respetados del planeta y fue la base para el teatro moderno.

Ya antes de este periodo, la Iglesia generó la mayoría de las obras para que prosperaran las enseñanzas de la religión. Las producciones asimismo sirvieron para informar al público de la conducta social conveniente. Con el descubrimiento de América y los avances en tecnología, los dramaturgos empezaron a centrarse más en los logros del hombre. Comenzaron a ver el planeta entero como su escenario y escribieron piezas conforme a sus opiniones personales en vez de las de la iglesia. Los dramaturgos del teatro barroco, como William Shakespeare y Jean Baptiste Poquelin Moliere, escribieron obras sobre política, el cosmos, o bien la conveniencia de la vida privada.

Los ajustes para el escenario del teatro barroco se hicieron más elaborados. De este modo empezó la combinación de teatro con obras de arte. Ya antes del teatro barroco, los telones de fondo y los ajustes de escena eran simplistas y no cambiaron. En el barroco, los directivos de escena empezaron a emplear a los artistas para pintar los telones de fondo para múltiples escenas de sus obras teatrales, incluso se empezó a introducir una forma de teatro erotico con unos escenarios inéditos que sin duda revolucionaron lo que se había visto hasta ese entonces.

El periodo barroco presentó efectos singulares durante la etapa, con edificios reales para cobijar producciones teatrales. El primer teatro fue construido en Venecia junto con otros y se expandieron en toda Europa. Con un edificio real destinado al teatro, los directivos fueron capaces de incorporar efectos singulares para prosperar sus producciones. Ciertos de estos efectos incluyen apariciones de actores de trampillas, efectos de volar por el escenario y la introducción de luces de escenario o las luces de pie.

Los trajes de diseños de la temporada eran más elaborados y se transformó en socialmente admisible que las mujeres participaran en producciones teatrales barrocas. Los actores ya antes de la temporada barroca frecuentemente llevaban trajes simples y por norma general la mayoría de los papeles fueron interpretados por hombres. Desde entonces, las mujeres podrían desempeñar el papel de las Heroínas, y que de manera frecuente llevaban plumas de colores refulgentes o bien grandes faldas auxiliares para distinguirse de otros personajes de la obra. Los héroes llevaban trajes adornados con lentejuelas y cristales, que reflejaban la luz y fortalecían todavía más sus actos heroicos en el escenario.